blog

El Home Office es el Futuro

Share Post

Es interesante que haya tenido que llegar el COVID-19 para que salte a la vista que el teletrabajo es algo necesario en el siglo 21 y es hacia donde se dirige la sociedad. Y no, no es porque tengan que llegar pandemias y nos pasemos los próximos X años con miedo a salir de casa. Hay multitud de razones para adoptar este sistema de trabajo. Es cierto que hay muchas industrias y departamentos, donde la presencia física es indispensable, pero muchas otras son perfectamente compatibles con el teletrabajo y no lo hacen. 

 

Es más, en nuestro sector de marketing digital es completamente posible no tener oficina física. De hecho, en Sociaw hasta hace bien poco, no la teníamos por varias razones: un compromiso con la sostenibilidad (reducir el impacto sobre el planeta me parece una causa ya suficientemente importante en sí), poder ofrecer el mejor precio a nuestros clientes (al no tener gastos de oficina, o solo unos gastos minimos en espacios compartidos o salas de reunines), y porque sencillamente no la necesitábamos, operábamos igual de bien o mejor que cualquier agencia con oficina física. La decisión de al final, sí tener un espacio, que acabamos de estrenar, ha sido motivada por dos razones: trabajar al 100% desde casa no es algo que gusta a todo el mundo, quería ofrecer la posibilidad a mi equipo de tener un espacio fuera de su casa, y la segunda que me parece algo triste, es que los clientes en España, en su mayoría, no te consideran una empresa seria si no tienes oficinas. 

Pero volviendo al teletrabajo, los principales beneficios en mi opinión se reducen a tres grandes: conciliación, libertad de movimiento y potenciar la confianza entre equipos

Conciliación

Se habla mucho de conciliación en la maternidad y la paternidad. Y con razón, porque en España casi no existe. Se asume que hay abuelos que recogen los niños a su salida al colegio entre las 16:00 y las 17:00 cuando los padres se tienen que quedar en la oficina hasta las 18:00 o las 19:00. Se asume que si no hay abuelos, tienes la posibilidad de pagar a alguien para que lo haga. Sin embargo, en muchos casos no es viable ni la primera opción, ni la segunda.  Aparte de todo esto, en la industria publicitaria, parece absurdo que en el siglo XXI tengas que pedir permiso para tener un día de recados, o cualquier otra actividad con o sin hijos, que sea importante para tí. 

El teletrabajo demuestra lo obsoletos que son los horarios tradicionales de oficina. Hay personas que tienen la capacidad de hacer X número de tareas en 4 horas, y otras que hacen las mismas en 7 u 8 horas. El trabajo por objetivos, y la posibilidad de tener la decisión sobre como distribuir tu jornada laboral, me parece algo imprescindible para avanzar como sociedad.

Libertad de movimiento

Las generaciones Y y Z viajan más que cualquier otra generación anterior. La posibilidad de trabajar en remoto se está convirtiendo incluso en un prerrequisito a la hora de buscar empleo. Ni las diferencias horarias pueden parar esta migración. Veranos en Europa, inviernos en Bali, es un estilo de vida que quizá haya llegado demasiado lejos (impacto ambiental de los viajes) pero que está aquí para quedarse un tiempo y no creo que el corona virus lo pare. 

Aumento de la confianza entre compañeros

La entrada del teletrabajo en las empresas, o más bien la falta de esta opción en muchas empresas (excluidos los casos donde no aplica), ha demostrado algo preocupante. Muchos «jefes» no confían en que sus equipos pueden ser eficientes fuera de la oficina. Y aunque sí sea verdad que trabajar desde casa no es para todos (al menos no a diario) si es que un empleado te lo pide, quiere decir que ya ha sopesado los pros y cons y asume una responsabilidad. Tratar a un empleado como a niño de primaria, incapaz de hacer decisiones válidas es algo que contradice todo el paradigma de formar equipo. 

Hoy en día hay multitud de herramientas que te permiten estar en contacto con tu equipo en todo momento. En Sociaw usamos Slack, Google Hangouts, Trello, aparte de todo el software de gestión de contenidos y analítica.

Y en tu empresa, ¿cómo gestionáis el teletrabajo?